¿Qué sabemos del virus del Ébola?

Usar puntuación: / 19
MaloBueno 

banner-ebola


La enfermedad por el virus del ébola (denominada también fiebre hemorrágica del Ebola) es una enfermedad grave y con frecuencia letal.  La enfermedad afecta a personas y a primates no humanos (monos, gorilas y chimpancés).

Se desconoce el origen del virus, pero las pruebas científicas disponibles apuntan a que los murciélagos frugívoros (familia Pteropodidae) son sus huéspedes más probables.

¿Cómo se infectan las personas con el virus?

El  Ebola puede propagarse cuando una persona entra en contacto con un animal que tiene el virus (murciélagos frugívoros, monos o simios). La infección se produce por contacto directo a través de membranas mucosas o heridas abiertas en la piel; con la sangre u otros líquidos o secreciones corporales  como heces, orina, saliva, semen de personas infectadas. También puede producirse infección cuando las heridas abiertas en la piel o las membranas mucosas de una persona sana entran en contacto con entornos contaminados por los líquidos infecciosos de un paciente con el virus del Ebola.

Existe la posibilidad de contagio mientras el virus esté presente en la sangre y las secreciones. Por ello, los profesionales de la salud efectúan un estrecho seguimiento de los pacientes infectados y los someten a pruebas de laboratorio para verificar que el virus ya no circula por su organismo antes de regresar a su hogar.

Cuando los médicos determinan que los pacientes pueden regresar a su hogar es porque ya no son infecciosos y no pueden propagar el virus.

Las personas que corren alto riesgo de infección son:

  • El personal de salud.
  • Los familiares u otras personas que hayan estado en contacto con personas infectadas.

La enfermedad se suele manifestar con la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa, dolores musculares, de cabeza y de garganta, síntomas que van seguidos de vómitos, diarrea, erupciones.

En caso de presentar síntomas y que haya estado de viaje lo recomendable es asistir al médico.
 

El peligro de la automedicación

Usar puntuación: / 75
MaloBueno 

banner-medicamentos


Algunas veces  las personas con alguna dolencia mínima  o un problema de salud sin ninguna restricción  se automedican; sin tener en cuenta el riesgo al cual se están sometiendo. La automedicación es el uso  o toma de medicamentos sin ningún control médico.

Uno de los medicamento más comunes automedicados son los antibióticos, sin tener  en cuenta el riesgo de intoxicación por alergia a los compuestos hasta llegar al punto de tomar tantos que al final no les hace ningún efecto.

Otro medicamento que se compra sin receta es el acetaminofén, aunque  es uno de los medicamentos más inofensivos e incluso es de venta libre en casi todos los países del mundo, mucha gente desconoce es que el uso abusivo del acetaminofén puede por ejemplo dañar el hígado.

Es importante señalar que no siempre un medicamento que le haga bien a una persona le hará lo mismo a otra. En la  medicación influye la edad, especialmente en los niños que muchas veces se les receta algo y la dosis dependerá del peso y la edad de éste.

Otras intoxicaciones frecuentes se presentan con los medicamentos naturales, como hojas, raíces, semillas de las plantas, se cree que como son naturales no hay que llevar una medida exacta a la hora de consumirlo, especialmente en té y eso puede causar daños graves a la Salud.

La recomendación es que a la hora de medicarse lo mejor es seguir las instrucciones médicas al pie de la letra y no jugar con la salud suya y sobre todo con la de los niños.
 

Página 1 de 25

Diseño y desarrollo: HeOn | Health On Line S.A.
www.heon.com.co
logo_supersalud_footer

Contáctenos

Para mayor información, comuníquese con nuestro servicio EPS EN LÍNEA telefónico:
018000 113337.
País y Bogotá: 644 6100
Citas: 651 0540